Una boda marinera en Palacio Arteaga

Como dicen nuestras limoneras Marketing for Lemons, ¿Quién dijo que no se pueden poner puertas al campo?

En esta boda marinera, no sólo había puertas en el campo. Unos capazos decoraban el pasillo hasta el lugar de la ceremonia, una barca gigante llena de hielo con cervezas refrescaba a los invitados sólo con mirarla, una barra de mojitos súper apetecible!!

Todo en tonos azules y blancos, con un punto de amarillo. Tanto en los centros, muy naturales con coronas de palos de hiedra y tarritos con flores, como en el seating, señal de bienvenida… Detalles por todas partes!

Trabajar con ellas siempre es enriquecedor! Por su trato, sus ideas, su ilusión, su buen hacer..

Gracias otra vez por confiar en nosotras!!